Nuestra primera vez

 en Nosotros

Empezamos el blog a lo Tarantino, muy arribita con un título de los que llaman la atención… Quillo qué dices! Pero la esperada decepción es obvia: Esta primera vez va de podcasting.

Suponiendo que hayas seguido leyendo esto después de la consternación general (cosa que dudo), tengo que confesarte que además esta entrada es simplemente una excusa para que al hacer la web “no se vea vacía la parte del blog”. 😀 Así de sinceros somos. 

Pero bueno, ya puestos vamos a darle utilidad y voy a aprovechar esta entrada presentarme y para deciros que estamos muy, pero que muy ilusionados con este proyecto.

Quillo pero… de qué va esto?

Mi nombre es Juanjo Dorado y a título personal me confieso un gran amante del podcasting. Y es que llevo muchos años siendo un fiel oyente de diversos podcast de distintas temáticas. Las risas con Condenados Podcast, las críticas siempre objetivas (o no) de Fans Fiction y sus distintos Spin-off de series, lo que se aprende con el gran Emilcar o los recuerdos que Zafarrancho Vilima trae con sus programas llevan años nutriéndome de contenidos interesantes en mi día a día.

Multitud de horas de escuchar estos y otros podcast que siempre conducían a la misma idea: Algún día pasaré al otro lado del micro. Y en estas, en mitad de una tarde piscina, en pleno agosto hispalense, llegó el amigo David para decir… ¿Y por qué no?

A partir de aquí y en poco más de un mes la idea se nos ha ido de las manos hasta lo que veis hoy. Quillo pero tenemos que ser más gente… ¿Se te ocurre a alguien? Quillo se lo voy a comentar a este, que creo que encaja… Pero nos haría falta material en condiciones… El rubio dice que del tirón! ¿Quillo y de qué hablamos? Hoy se lo digo a David… 

Y así hasta acabar quedando en el Starbucks de la Campana (Porque somos cool) para una primera reunión si nombre, sin contenido claro… Y sin David Valcel, ya que el servicio de reparto de IKEA decidió echar la tarde con él.

Primera reunión de Quillo's Podcast

De aquella primera reunión, aparte de un pequeño audio que jamás verá la luz (quién sabe si en el especial 50 programas o algo así 😉 ) sacamos en claro el nombre, el dinero que teníamos que poner para empezar y lo más importante: Que había buen rollo entre los cuatro. Y es que el único que los conocía a todos por separado era yo, dudoso honor que conllevaba responsabilidad social máxima. Vaya chorrada esto último, por cierto.

Manos a la obra quillo!

De aquella esperpéntica reunión hasta hoy, han ido días de mucha ilusión recibiendo los materiales que habíamos encargado (Por supuesto, usando nuestro enlace de afiliados de Amazon), viendo cómo David Valcel hacía de manera artesanal los pies de los micros, probando a ver cómo funcionaba la mesa Behringer, o puliendo tanto el logo como esta web que ya veis hoy.

Un sinfín de pamplinas con más voluntad que conocimientos y que desembocaron en la prueba que hicimos a comienzos de esta semana…

Como aquel día por el centro de Sevilla, faltaba un David, aunque en esta ocasión era el otro y por temas de trabajo. Aún así nos vino hasta bien para probar a meter una nota de voz en el audio de la mesa. Si soy capaz de salir airoso de mi guerra con el feed y el Señor iTunes, supongo que podréis escucharlo algún día.

Realmente no tenemos ni idea de dónde nos estamos metiendo ni si nos escucharán suficientes personas como para llenar un merendero del Parque del Alamillo, pero de lo que puedes estar seguro es que todo lo estamos haciendo con unas ganas tremendas de pasarlo bien, y todo gracias al pedazo de equipo que me rodea para esta locura radiofónica… Nos vemos muy pronto quillos!

Comenta el artículo con tu cuenta de Facebook

Entradas relacionadas

¿Qué andas buscando?